ShintoShinto

Shinto, que significa «senda de Kami», es la religión más antigua del Japón. Según el shinto, en el mundo habitan millones de kami o espíritus que viven dentro de todas las personas, lugares u objetos que posean extrañas características trascendentes. Los espíritus habitan en los ríos, rocas, árboles y animales, y por ello toda la naturaleza se contempla con reverencia y respeto. Durante el siglo VI. shinto se mezcló con la filosofía budista y se formó un amplio Panteón de dioses que incluyen una mezcla de espíritus naturales, dioses guardianes y encarnaciones de Buda

Entrada al templo
El íorii es la entrada a un templo shintoista. También existen templos con más de un ioríi para el acceso. Las maderas horizontales poseen una ligera curvatura.

El dios de la riqueza
Dios de la abundancia y de la fertilidad, Daikoku favorece las buenas cosechas.

INARI
El zorro blanco es el mensajero y el símbolo de Inari, el dios japonés de las cosechas y de la riqueza. Se le ofrecen cuajadas de soja, su alimento lavonto. y un pechero en agradecimiento por las oraciones atendidas.

Los RAYOS DEL SOL
AmaTerasu, la diosa del sol, es la divinidad suprema de los shintoístas. Según la leyenda, enfurecida con el dios del viento, la diosa del sol se ocultó en una cueva, Los demás dioses intentaron persuadirla, y colgaron joyas y un espejo en un árbol cercano. La diosa, fascinada por su propio reflejo, salió de la cueva, lo que simboliza el amanecer de cada día después de la noche

Fuji Yama
La naturaleza unpredeciblc de los volcanes siempre ha provocado sentimientos de temor y actos de veneración en muchos países. Los numerosos volcanes existentes en Japón también figuran entre sus creencias religiosas, y a menudolos templos se han construido en las faldas mismas del volcán. Se dice que el Fuji Yama es la montaña más bella del mundo Combina el simbolismo del cielo, la tierra y el fuego e inspira sentimientos de temor y peligro, junto a otros de paz evocados por la naturaleza. Representa la encarnación del espíritu de japón.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada